Martes, 15 de Junio 2010
Las miserias del mundo están ahí, y sólo hay dos modos de reaccionar ante ellas: o entender que uno no tiene la culpa y por tanto encogerse de hombros y decir que no está en sus manos remediarlo —y esto es cierto—, o bien asumir que, aun cuando no está en nuestras manos resolverlo, hay que comportarnos como si así lo fuera.La Jornada, México, 3 de diciembre de 1998

publicado por Fundação Saramago
Lunes, 14 de Junio 2010
Cerremos esta puerta.Lentas, despacio, que nuestras ropas caiganComo de sí mismos se desnudarían dioses.Y nosotros lo somos, aunque humanos.Es nada lo que nos ha sido dado.No hablemos pues, sólo suspiremosPorque el tiempo nos mira.Alguien habrá creado antes de ti el sol,Y la luna, y el cometa, el espacio negro,Las estrellas infinitas.Ahora juntos, ¿qué haremos? Sea el mundoComo barco en el mar, o pan en la mesa,O el rumoroso lecho.No se alejó el tiempo, no se fue. Asiste y quiere.Su mirada aguda ya era una preguntaA la primera palabra que decimos:Todo.De Poesía completa, Alfaguara, pp. 636-637

publicado por Fundação Saramago
Viernes, 11 de Junio 2010
Creo que todos nosotros debemos repensar lo que estamos haciendo. Bien está que nos divirtamos, que vayamos a la playa, a la fiesta, al fútbol, que esta vida son dos dias, y quién venga detrás que cierre la puerta. Pero si no nos decidimos a mirar el mundo gravemente, con ojos severos y evaluadores, lo más seguro es que nos quede un día solo por vivir, lo más cierto es que dejaremos la puerta abierta a un vacío infinito de muerte, oscuridad y fracaso. 186"Cada vez más solos", de De este mundo y del otro, Editorial Ronsel, 1997, p. 186(Selección de Diego Mesa)

publicado por Fundação Saramago
Jueves, 10 de Junio 2010
Nosotros estamos asistiendo a lo que llamaría la muerte del ciudadano y, en su lugar, lo que tenemos y, cada vez más, es el cliente. Ahora ya nadie te pregunta qué es lo que piensas, ahora te preguntan qué marca de coche, de traje, de corbata tienes, cuánto ganas…El Mundo, Madrid, 6 de diciembre de 1998

publicado por Fundação Saramago
Miércoles, 9 de Junio 2010
Empezar a leer fue para mí como entrar en un bosque por primera vez y encontrarme de pronto con todos los árboles, todas las flores, todos los pájaros. Cuando haces eso, lo que te deslumbra es el conjunto. No dices: me gusta este árbol más que los demás. No, cada libro en que entraba lo tomaba como algo único.El País Semanal, Madrid, 29 de noviembre de 1998

publicado por Fundação Saramago
Enlaces
Buscar
 
Entradas recientes

Soy tan pesimista que cre...

Não são os políticos os q...

[Não escrevo] por amor, m...

Homem novo

Problemas de hombres

En el centenario de Álvar...

Dona Canô

El Perro da tres vueltas

El aviador que salvó Bada...

"Entra, has encontrado tu...

Archivo

Septiembre 2013

Mayo 2013

Abril 2013

Febrero 2013

Diciembre 2012

Agosto 2012

Mayo 2012

Abril 2012

Febrero 2012

Enero 2012

Diciembre 2011

Noviembre 2011

Octubre 2011

Septiembre 2011

Agosto 2011

Julio 2011

Junio 2011

Mayo 2011

Abril 2011

Marzo 2011

Febrero 2011

Enero 2011

Diciembre 2010

Noviembre 2010

Octubre 2010

Septiembre 2010

Agosto 2010

Julio 2010

Junio 2010

Mayo 2010

Febrero 2010

Enero 2010

Diciembre 2009

Noviembre 2009

Octubre 2009

Septiembre 2009

Agosto 2009

Julio 2009

Junio 2009

Mayo 2009

Abril 2009

Marzo 2009

Febrero 2009

Enero 2009

Diciembre 2008

Noviembre 2008

Octubre 2008

Septiembre 2008

Categorias

todas as tags

Suscribir RSS